Medicina Intensiva Medicina Intensiva
Med Intensiva 2017;41:401-10 - Vol. 41 Núm.7 DOI: 10.1016/j.medin.2017.03.008
ORIGINAL
La diferencia venoarterial de dióxido de carbono en la reanimación de pacientes con sepsis grave y shock séptico: una revisión sistemática
Venous-to-arterial carbon dioxide difference in the resuscitation of patients with severe sepsis and septic shock: A systematic review
J.J. Diaztagle Fernándeza,b,c,, , J.C. Rodríguez Murciaa,b, J.J. Sprockel Díaza,b
a Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina, Bogotá, Colombia
b Servicio de Medicina Interna, Hospital de San José de Bogotá, Bogotá, Colombia
c Departamento de Ciencias Fisiológicas, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá, Bogotá, Colombia
Recibido 24 agosto 2016, Aceptado 30 marzo 2017
Resumen
Introducción

La forma de evaluar la perfusión tisular durante la reanimación de pacientes con sepsis grave y shock séptico es tema de estudio y debate en la actualidad. La saturación venosa de oxígeno y el lactato han sido los criterios más utilizados; sin embargo, presentan limitaciones reconocidas. La diferencia venoarterial de dióxido de carbono (delta de pCO2) es una variable que puede indicar el estado de perfusión tisular, por lo que su evaluación puede ser útil en estos pacientes.

Métodos

Revisión sistemática cualitativa de la literatura que incluyó estudios que evaluaron el delta de pCO2 en pacientes adultos con sepsis grave o shock séptico, publicados entre enero de 1966 y noviembre de 2016 en las bases de datos Medline-PubMed, Embase-Elsevier, Cochrane Library y LILACS. No tuvo restricción de idiomas. Se siguió la declaración PRISMA y se evaluó la calidad metodológica.

Resultados

Doce estudios fueron incluidos, todos observacionales, 10 prospectivos, 9 publicados a partir del 2010. Cinco documentaron una mayor mortalidad entre pacientes con delta de pCO2 alto, en 3 incluso cuando conseguían metas de saturación venosa de oxígeno. En 4 estudios, un delta de pCO2 alto se relacionó con una menor saturación venosa de oxígeno y niveles mayores de lactato, y otros 3 documentaron un menor porcentaje de disminución de lactato.

Conclusión

El delta de pCO2 ha sido evaluado en el manejo de los pacientes con sepsis grave y shock séptico con mayor frecuencia en los últimos años. Los estudios demuestran su relación con la mortalidad y otros desenlaces clínicos, de tal forma que puede ser una herramienta útil en el manejo de estos pacientes.

Abstract
Introduction

The way to assess tissue perfusion during the resuscitation of patients with severe sepsis and septic shock is a current subject of research and debate. Venous oxygen saturation and lactate concentration have been the most frequently used criteria, though they involve known limitations. The venous-to-arterial difference of carbon dioxide (pCO2 delta) is a parameter than can be used to indicate tissue perfusion, and its determination therefore may be useful in these patients.

Methods

A qualitative systematic review of the literature was made, comprising studies that assessed pCO2 delta in adult patients with severe sepsis or septic shock, and published between January 1966 and November 2016 in the Medline-PubMed, Embase-Elsevier, Cochrane Library, and LILACS databases. There was no language restriction. The PRISMA statement was followed, and methodological quality was evaluated.

Results

Twelve articles were included, all of an observational nature, and including 10 prospective studies (9 published since 2010). Five documented greater mortality among patients with high pCO2 delta values, in 3 cases even when achieving venous oxygen saturation targets. In 4 studies, a high pCO2 delta was related to lower venous oxygen saturation and higher lactate levels, and another 3 documented lesser percentage lactate reductions.

Conclusion

The parameter pCO2 delta has been more frequently assessed in the management of patients with severe sepsis during the last few years. The studies demonstrate its correlation to mortality and other clinical outcomes, defining pCO2 delta as a useful tool in the management of these patients.

Palabras clave
Shock séptico, Sepsis grave, Diferencia venoarterial de dióxido de carbono, Lactato, Perfusión tisular
Keywords
Septic shock, Severe sepsis, Venous-to-arterial difference of carbon dioxide, Lactate, Tissue perfusion
Introducción

La sepsis es una de las principales causas de hospitalización en unidades de cuidados intensivos (UCI). Este síndrome heterogéneo y complejo puede alcanzar una mortalidad de entre el 20 y el 50% según la severidad del cuadro clínico1,2, la cual está relacionada con la presencia de disfunción de órganos, proceso en el que diversos mecanismos de daño celular se han visto involucrados. La interacción de los mecanismos individuales no se encuentra muy bien entendida en la actualidad, sin embargo, es claro que existen anormalidades microvasculares en la sepsis y que una disminución en el aporte y/o mala utilización del oxígeno disponible se encuentra como eje central de la disfunción de tales órganos3. Es por esto por lo que es primordial la identificación temprana del daño tisular en el manejo de estos pacientes.

La medición de algunas variables fisiológicas que evalúan el estado de perfusión tisular ha sido propuesta como parte del manejo inicial de estos pacientes. The Surviving Sepsis Campaign (Campaña Sobrevivir a la Sepsis) recomendó en sus primeras versiones la medición de la saturación venosa de oxígeno (SvO2), evaluada como saturación venosa mixta o saturación venosa central de oxígeno (SvcO2), y el lactato para tal fin y estableció unas metas predeterminadas de estas variables para lograr una reanimación adecuada4. Esta propuesta se basó principalmente en el protocolo de intervención temprana publicado por Rivers et al., donde se promueve la «normalización» de la SvcO2, la presión venosa central y la presión arterial media con el objetivo de mejorar la perfusión tisular5. Otro grupo de investigaciones, principalmente las de Jones et al., reforzaron la idea de que el lactato puede ser utilizado también dentro de estos protocolos6,7.

Aunque la utilidad de este protocolo fue evaluada en el contexto de estudios clínicos aleatorizados, cada una de las variables mencionadas tiene limitaciones reconocidas y el uso de una sola de ellas no parece ser la forma más adecuada de evaluar la perfusión tisular8,9. Más recientemente, estudios clínicos multicéntricos no confirmaron la utilidad del protocolo de Rivers et al., y la medición de la SvcO2 como guía para reanimar a un paciente fue desafiada10–12. Esto llevó a que la última versión de la Campaña Sobrevivir a la Sepsis no recomendara la utilización de esta variable como meta de reanimación inicial en el manejo de estos pacientes13.

Es por esto por lo que se hace necesaria la búsqueda de otros parámetros que evalúen la perfusión tisular para guiar la terapia. Uno de ellos es la diferencia venoarterial de la presión de CO2 (delta de pCO2 o ΔpCO2), la cual es un punto subrogado de la diferencia de contenido venoarterial de CO2. En condiciones fisiológicas, el contenido de CO2 venoso es mayor que el arterial, producto de la producción de CO2 a nivel periférico acoplada al consumo de oxígeno y el metabolismo en general. En rangos de normalidad, el contenido presenta una relación lineal con las presiones, por lo cual se ha propuesto la medición de tales presiones. En teoría, los estados de bajo flujo y las fuentes no anaerobias de producción del CO2 pueden incrementar el contenido venoso y así ampliar la diferencia normal14,15.

El delta de pCO2 ha sido propuesto como un parámetro que puede indicar alteración de la perfusión tisular en diversos contextos clínicos16,17, incluyendo la sepsis14,18. Sin embargo, su evaluación aún no es recomendada por la guía internacional de la Campaña Sobrevivir a la Sepsis y no hay claridad sobre su verdadera utilidad durante la reanimación inicial de estos pacientes o como meta de reanimación4,14. En el presente estudio se realiza una revisión sistemática de la literatura con el objetivo de identificar los estudios y resultados del uso del delta de pCO2 como medida de valor pronóstico o terapéutico en pacientes con sepsis grave o shock séptico.

Métodos

Se realizó una búsqueda sistemática de la literatura en la cual se incluyeron estudios originales publicados en formato de texto completo, que tuvieran como objetivo principal evaluar el delta de pCO2 durante el manejo inicial de pacientes con shock séptico y/o sepsis grave y que incluyeran solo población con este tipo de shock. Se excluyeron estudios que evaluaran población<18 años o embarazadas. No hubo restricción por tipo de estudio o idioma de la publicación.

La búsqueda se realizó entre enero de 1966 y octubre de 2015, actualizada para noviembre de 2016, en las bases de datos Medline-PubMed, Embase-Elsevier, Cochrane Library y LILACS, con los términos de la estrategia planteada en el protocolo de investigación (anexo 1). Dos autores revisaron los títulos y resúmenes de la búsqueda, identificando los estudios que cumplieron con los criterios de selección. Los desacuerdos entre los investigadores se solucionaron por consenso con un tercer autor. Las referencias de los artículos seleccionados también fueron utilizadas para identificar estudios adicionales.

La información se sintetizó en un formulario de recolección de datos en donde se incluyeron el objetivo, el tamaño de la muestra, las características de la población estudiada, los principales desenlaces y las conclusiones de cada uno de los artículos. Específicamente se recolectaron datos acerca de la mortalidad intrahospitalaria, la mortalidad a 28 días, el gasto cardíaco (GC), el índice cardíaco (IC), otras variables de perfusión tisular, tales como el lactato y la SvO2, e intervenciones terapéuticas definidas en la metodología de los estudios. Para la ejecución de esta revisión sistemática se siguieron las directrices de la declaración PRISMA19. La evaluación del riesgo de sesgos se efectuó aplicando la propuesta de Altman de evaluación de variables de pronóstico, que utiliza un sistema de semaforización, aplicado a 6 factores: la muestra de pacientes, el seguimiento de los pacientes, el resultado evaluado, la variable que marca el pronóstico (factor pronóstico), el análisis de los datos y el tratamiento subsiguiente a la inclusión en la cohorte20. El estudio fue aprobado por el comité de investigación de la Facultad de Medicina de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud y el Hospital de San José de Bogotá, y el comité de ética de esta última institución.

Resultados

La búsqueda arrojó un total de 1.375 artículos, de los cuales 1.304 fueron descartados por título y resumen. De los 71 analizados en texto completo, 12 cumplieron los criterios de inclusión21–32. No hubo discrepancias entre los revisores. En la figura 1 se muestra el proceso de selección de los artículos incluidos.

Figura 1.
(0.13MB).

Resumen de la búsqueda de la literatura.

Todos los estudios fueron observacionales, 10 prospectivos, 10 publicados en idioma inglés y 2 en chino. En todos los estudios la selección de la muestra fue por conveniencia. Los principales aspectos relacionados con posibles sesgos fueron el tiempo corto de seguimiento y la falta de ajuste estadístico para otros factores pronósticos de importancia (anexo 2).

Las características de los estudios incluidos se muestran en la tabla 1. Los principales resultados se presentan a continuación, según aspectos específicos evaluados con relación al delta de pCO2.

Tabla 1.

Características principales de los estudios que cumplieron criterios de inclusión

Autor, año (ref.)  Población  Característica principal del análisisa 
Mecher et al., 199021  37  Sepsis grave e hipoperfusión  Comparación de 2 grupos clasificados antes de un reto de líquidos
ΔpCO26 y ΔpCO2>
Bakker et al., 199222  64  Shock séptico  Comparación de 2 grupos clasificados al ingreso a UCI
ΔpCO26 y ΔpCO2>
Vallée et al., 200823  50  Shock séptico, VM, lactato>2mmol/L, SvcO2>70%  Comparación de 2 grupos clasificados al T0 (tiempo de inicio de la monitorización)
ΔpCO26 y ΔpCO2>6
Evaluación en T0, T6 y T12 
Troskot et al., 201024  71  Shock séptico o sepsis grave  Comparación de 2 grupos clasificados al ingreso: con VM y sin VM 
Van Beest et al., 201325  53  Shock séptico o sepsis grave  Comparación de 2 grupos clasificados al ingreso
ΔpCO2<6 y ΔpCO2>
Ospina-Tascon et al., 201326  85  Shock séptico  Clasificados según el cambio del ΔpCO2 entre T0 y T6 (normal: ΔpCO2<6)
Persistentemente normal=36
Descendente (alto-normal)=17
Persistentemente alto=24
Ascendente (normal-alto)=8
Mediciones en T0, T6, T12 y T24 
Du et al., 201327  172  Shock séptico  En T6 clasificados:
Grupo 1: SvcO2<70% y ΔpCO26
Grupo 2: SvcO270% y ΔpCO26
Grupo 3: SvcO2<70% y ΔpCO2<6
Grupo 4: SvcO270% y ΔpCO2<
Zhao et al., 201228  45  Shock séptico  Comparación de 2 grupos clasificados al ingreso
ΔpCO2<6 y ΔpCO2
Zhang et al., 201229  52  Shock séptico o sepsis grave y SvcO2>70%  Comparación de 2 grupos clasificados al ingreso
ΔpCO2<6 y ΔpCO2>6
Mediciones en T0, T6, T12 y T24 
Mallat et al., 201430  80  Shock séptico y VM  Comparación de 2 grupos clasificados según el ΔpCO26 y ΔpCO2>6 al T0 y T6 
Mallat et al., 201431  22  Shock séptico, en VM, lactato<2mM, 24h de evolución  Infusión de dobutamina, dosis inicial: 5μg/kg/min
Se incrementó la dosis 5μg/kg/min cada 30min, hasta 15μg/kg/min
Evaluación en los 3 rangos de dosis 
Ospina-Tascón et al., 201632  75  Shock séptico  Comparación de 3 grupos clasificados al ingreso:
ΔpCO2<6, ΔpCO2 6-9,9 y ΔpCO210 

SvcO2: saturación venosa central de oxígeno; T0: tiempo cero (tiempo de ingreso del paciente al estudio); T6: 6h después del T0; T12: 12h después del T0; T24: 24h después del T0; UCI: Unidad de Cuidados Intensivos; VM: ventilación mecánica; ΔpCO2: diferencia venoarterial de dióxido de carbono.

a

Los valores de ΔpCO2 están dados en mmHg.

Delta de pCO2 y mortalidad

Tres artículos evaluaron la mortalidad intrahospitalaria relacionada con delta de pCO222,24,25 y 5, la mortalidad a 28 días23,26–28,30. Cinco estudios compararon la mortalidad entre grupos de pacientes con delta de pCO2 alto y normal al ingreso; en ellos se evidencia un mayor porcentaje de mortalidad en pacientes con delta de pCO2 alto, sin embargo, las diferencias en los porcentajes fueron variables y en 2 estudios no alcanzaron significación estadística (tabla 2).

Tabla 2.

Porcentaje de mortalidad según el grupo de delta pCO2

Estudio  Momento del análisis  Porcentaje de mortalidad
    ΔpCO2 alto  ΔpCO2 normal   
Vallée et al.23  T0  54  34  0,16 
Van Beest et al.25  T0  29  21  0,53 
Du et al.27  T0  53,6  23,3  <0,001 
Zhao et al.28  T0  60  63  >0,05 
Mallat et al.30  T0  59  50  0,42 
  T6  75  42  0,003 

T0: tiempo cero (tiempo de ingreso del paciente al estudio); T6: 6h después del T0; ΔpCO2: diferencia venoarterial de dióxido de carbono.

En 6 estudios se realizaron otros análisis relacionados con la mortalidad. Troskot et al.24 mostraron que el delta de pCO2 es un factor de riesgo para mortalidad en pacientes no ventilados, mientras que Bakker et al.22. demostraron que en no supervivientes el delta de pCO2 fue mayor que en los supervivientes (5,9±3,4 vs. 4,4±2,3, respectivamente; p<0,05), aunque el resultado estuvo influido por un mayor compromiso pulmonar en el primer grupo y anota en su conclusión que su valor pronóstico fue modesto24. Van Beest et al.25 mostraron que un delta de pCO2>6mmHg a las 4h de ingreso tuvo una OR de 5,3 (IC 95% 0,9-30,7; p=0,08) para mortalidad intrahospitalaria, mientras que en el estudio de Ospina-Tascon et al.26, los pacientes con delta de pCO2 persistentemente alto durante las primeras 6h tuvieron una menor sobrevida a 28 días comparados con quienes normalizaron esta variable (log-rank, Mantel-Cox: 19,21, p<0,001). En el estudio de Du et al.27 se pudo evidenciar que entre los pacientes que lograron en la reanimación inicial metas terapéuticas de SvO2, quienes presentaron delta de pCO2 alto tuvieron una mayor mortalidad con relación a los que normalizaron esta variable. Este resultado también fue evidenciado en los estudios de Ospina-Tascon et al.26 y de Mallat et al.30, aunque en este último no fue estadísticamente significativo (tabla 3).

Tabla 3.

Relación entre mortalidad y delta de pCO2a

Estudio  Momento del análisis  Análisis estadístico 
Troskot et al.24  T0  HR 4,33 (IC 95% 1,33-14,11) (sin VM)
HR 1,25 (IC 95% 0,84-1,86) (con VM) 
0,015
0,27 
Van Beest et al.25T0  OR 1,6 (0,5-5,5)  0,53 
T4  OR 5,3 (0,9-30,7)  0,08b 
Ospina-Tascon et al.26cT0  RR 1,77 (0,97-3,22)  0,06 
T6  RR 2,23 (1,20-4,13)  0,01 
T12  RR 2,41 (1,42-4,1)  0,001 
Du et al.27  T6  Porcentajes de mortalidad por grupos:
G1 SvcO2<70% y ΔpCO26: 50%
G2 SvcO2>70% y ΔpCO26: 56,1%
G3 SvcO2<70% y ΔpCO2<6: 50%
G4 SvcO2>70% y ΔpCO2<6: 16,1% 
<0,001 
Mallat et al.30  T6  Porcentajes de mortalidad por grupos:
SvcO2>70% y ΔpCO2>6: 57%
SvcO2>70% y ΔpCO26: 37%
 
0,22 

HR: hazard ratio; IC 95%: intervalo de confianza del 95%; OR: odds ratio; RR: riesgo relativo; SvcO2: saturación venosa central de oxígeno; T0: tiempo cero (tiempo de ingreso del paciente al estudio); T4: 4h después del T0; T6: 6h después del T0; T12: 12h después del T0; VM: ventilación mecánica; ΔpCO2: diferencia venoarterial de dióxido de carbono.

a

Los valores de delta de pCO2 están dados en mmHg.

b

Análisis en el grupo con delta pCO2>6mmHg al T0.

c

Pacientes con SvmO265%.

Delta de pCO2 y variables de perfusión tisular

Nueve estudios evaluaron el delta de pCO2 con relación a otras variables de perfusión tisular22,23,25–30,32. Vallée et al.23, Van Beest et al.25, Mallat et al.30 y Zhao et al.28 encontraron niveles de lactato sérico mayores y SvcO2 más bajas cuando los pacientes tuvieron delta de pCO2>6mmHg, comparados con los de delta de pCO2<6mmHg, mientras que Bakker et al.22 no reportaron diferencias estadísticamente significativas para el lactato, pero evidenciaron una saturación venosa mixta de oxígeno más baja en el grupo de delta de pCO2 alto (tabla 4). En el estudio de Ospina-Tascon et al. se clasificaron los pacientes según el valor del delta de pCO2 de ingreso y de 6h. El grupo de delta de pCO2 persistentemente elevado (alto a las 0 y 6h) tuvo un mayor nivel de lactato comparado con el grupo que normalizó este delta (alto a las 0 horas y normal a las 6h) (tabla 4).

Tabla 4.

Variables de perfusión tisular y delta pCO2

Estudio  Momento del análisis  Variable  ΔpCO2 normal  ΔpCO2 alto   
Bakker et al.22  T0  Lactato
SvmO2 
5,6±3,9
66%±10 
6,2±5
50%±14 
  >0,05
<0,01 
Vallée et al.23  T0  Lactato
SvcO2 
5,6±3,6
78%±
7,5±3,7
75%±
  0,007
0,007 
Van Beest et al.25  T0  Lactato
SvcO2 
2,8±3,1
74,5%±9,3 
3,9±2,9
71,1%±7,1 
  <0,001
<0,001 
Ospina-Tascon et al.26a  T6  Lactato  G1: 1,3 (0,9-2,3)
G2: 2 (1-3,5) 
G3: 3,3 (2,1-6,8)
G4: 2,9 (1,1-7,1) 
  <0,05 
Zhao et al.28  T0  Lactato
SvcO2 
3,4±2,1
74%±
5,7±4,5
67%±
  <0,05
<0,05 
  T24  Lactato
SvcO2 
2,5±1,6
77%±
3,6±1,5
73%±
   
Zhang et al.29  T0  Lactato  3,12±0,88  4,57±1,61    <0,01
 
  T12  Lactato  2,66±0,78  4,31±1,43    <,01
 
  T24  Lactato  1,74±0,67  3,89±1,4    <0,01
 
Mallat et al.30  T0  Lactato
SvcO2 
3,2 (1,6-5,9)
73% (65-80) 
3,6 (2,2-8,5)
61% (53-63) 
  0,26
<0,0001 
  T6  Lactato
SvcO2 
2,0 (1,2-3,5)
73% (70-76) 
3,6 (2,1-8,4)
63% (51-71) 
  0,002
<0,0001 
Ospina-Tascón et al.32 
T0 

PVP
DCF
IH 

83,9
7,8
0,24 
ΔpCO2 (6-9,9)
56,8
4,9
0,46 
ΔpCO2 (≥10)
40,1
3,4
0,57 

<0,05
<0,05
<0,05 
  T6  PVP
DCF
IH 
85,5
8,2
0,15 
61,7
5,4
0,52 
43,2
4,7
0,54 
<0,05
<0,05
<0,05b 

DCF: densidad capilar funcional; IH: índice de heterogeneidad; PVP: porcentaje de vasos pequeños perfundidos; SvcO2: saturación venosa central de oxígeno; SvmO2: saturación venosa mixta de oxígeno; T0: tiempo cero (tiempo de ingreso del paciente al estudio); T6: 6h después del T0; T12: 12h después del T0; T24: 24h después del T0; ΔpCO2: diferencia venoarterial de dióxido de carbono.

a

G1: ΔpCO2 alto al T0 y normal al T6; G2: ΔpCO2 normal al T0 y normal al T6; G3: ΔpCO2 alto al T0 y alto al T6; G4: ΔpCO2 normal al T0 y alto al T6.

b

Significación estadística solo entre el grupo de ΔpCO2 normal y ΔpCO2 6-9,9mmHg.

Tres estudios23,27,30 encontraron que el porcentaje de disminución del lactato fue mayor cuando los pacientes tuvieron delta de pCO2<6mmHg. Vallée et al.23 mostraron una disminución de lactato entre 0 y 12h de −38±39 vs. −17±33% (p=0,04), respectivamente, mientras que en el de Mallat et al.30, la disminución de lactato entre 0 y 6h fue de 33,3±28,9 vs. 7,8±41,2 (p=0,016). Por su parte, Du et al.27 realizaron un estudio en el que clasificaron los pacientes según la meta de SvcO2 y el delta de pCO2 a las 6h. En el grupo de pacientes que lograron meta de SvcO2, la depuración de lactato fue mayor entre el subgrupo con delta de pCO2 normal comparado con el de delta de pCO2 alto, 0,21±0,31 vs. 0,01±0,61 (p=0,023) respectivamente, mientras que en el grupo que no lograron metas de SvcO2 no se observaron estas diferencias (−0,04±0,43 vs. −0,09±0,59, respectivamente)27.

Un estudio analizó la perfusión microvascular evaluada por videomicroscopia y el delta de pCO2. En este se mostró que un mayor delta de pCO2 se relacionó con una menor proporción de vasos pequeños perfundidos, menor densidad capilar funcional y mayor índice de heterogeneidad (tabla 4).

Delta de pCO2 y gasto cardíaco o índice cardíaco

Nueve artículos evaluaron la relación entre el delta de pCO2 y el GC o IC21,28–30. Cinco compararon los promedios del IC o GC en los grupos con delta de pCO2 alto o bajo. En todos encontraron que valores de delta de pCO2>6mmHg se asociaron con un menor GC o IC22,23,28–30. Adicionalmente, la correlación calculada entre el delta de pCO2 y el IC o GC fue discreta (tabla 5). En ningún caso el coeficiente de correlación fue mayor de 0,7.

Tabla 5.

Índice cardíaco o gasto cardíaco y su correlación con el delta de pCO2a

Estudio  Tiempo de análisis  Grupo de análisisEstadístico de correlación 
    ΔpCO2 normal  ΔpCO2 alto   
Mecher et al.21  Basal  IC=3,0±0,2  2,3±0,2  r=0,42 (p<0,01)b 
Bakker et al.22  T0  IC=3,8±2,0  2,9±1,3 (p<0,01)   
Vallée et al.23T0  IC=4,3±1,6  2,7±0,8 (p<0,0001)  r=0,57 (p<0,0001) 
T6      r=0,58 (p<0,0001) 
T12      r=0,58 (p<0,0001) 
Troskot et al.24  T0      r=−0,21 (p=0,162) 
Van Beest et al.25  T0  IC=4,1±3,3±1 (p=0,01)  R2=0,07 (p<0,001) 
Ospina-Tascon et al.26  T0      r=0,16 (p<0,01) 
Zhao et al.28T0  IC=4,5±2,1  3,1±1,5 (p<0,05)   
T24  IC=4,4±1,3  3,2±0,8 (p<0,05)   
Zhang et al.29T0  GC=7,19±1,34  5,23±0,84 (p<0,001)  r=−0,50 (p<0,0001) 
T12  GC=7,32±5,43±0,78 (p<0,001)  r=−0,62 (p<0,0001) 
T24  GC=7,37±0,79  5,72±0,64 (p<0,001)  r=−0,46 (p<0,0001) 
Mallat et al.30T0  IC=3,9 (3,3-4,7)  2,9 (2,3-3,1), p=0,0001  r=−0,69 (p<0,0001) 
T6  IC=4,2 (3,2-5,0)  3,3 (2,5-4,2), p=0,004  r=−0,54 (p<0,0001) 

GC: gasto cardíaco; IC: índice cardíaco; r: coeficiente de correlación; R2: coeficiente de determinación; T0: tiempo cero (tiempo de ingreso del paciente al estudio); T6: 6h después del T0; T12: 12h después del T0; T24: 24h después del T0; ΔpCO2: diferencia venoarterial de dióxido de carbono.

a

El gasto cardíaco se expresa en L/min y el índice cardíaco, en L/min/m2.

b

Cambio del índice cardíaco vs. cambio del ΔpCO2 poscarga de líquidos.

Delta de pCO2 e intervenciones terapéuticas

Mallat et al.31 encontraron una disminución estadísticamente significativa del delta de pCO2 cuando se administró dobutamina en una dosis creciente entre 5 y 15μg/kg/min, mientras que Mecher et al.21 evaluaron la respuesta del delta de pCO2 ante un reto de líquidos, encontrando mejoría en esta variable luego de la administración de coloides.

Discusión

La presente revisión sistemática documentó que la mayor parte de las publicaciones del delta de pCO2 en población con sepsis grave y shock séptico son de los últimos 6 años. Aun cuando hay evidencia de su potencial utilidad desde finales de los años 8016,17, y 2 artículos identificados son de principios de los 9021,22, el interés más reciente en la investigación de este parámetro está posiblemente vinculado a las múltiples limitaciones expuestas en la utilización de las variables más recomendadas en el manejo de estos pacientes: el lactato y la SvO233,34. La evaluación de la microcirculación con métodos más novedosos y la evidencia de alteraciones de la microcirculación a pesar de la normalidad aparente en las variables macrodinámicas, incluyendo la SvO2, ponen en evidencia la necesidad de buscar variables adicionales8,9.

Los estudios mostraron, en general, que los valores altos de delta del pCO2 se relacionaron con unos peores resultados clínicos, incluyendo deterioro de parámetros hemodinámicos, de perfusión tisular y una mayor mortalidad tanto intrahospitalaria como a 28 días. En cuanto a la mortalidad, cabe resaltar la importancia de las mediciones seriadas de esta variable en su valor pronóstico. En los estudios que aportaron datos de mediciones seriadas, se observó que la segunda medida del delta de pCO2 se relacionaba más con la mortalidad que la medida inicial25,30. Aun cuando diversos estudios han demostrado que tanto la SvO2 como el lactato, de forma individual, tienen significado pronóstico en cuanto a la mortalidad5,6,35, obtener la medición del delta de pCO2 pareciera ofrecer información adicional. Lo anterior se observa en 3 estudios que analizaron a los pacientes que lograron metas adecuadas de SvO2 a las 6h de reanimación, en quienes tener un delta de pCO2 normal implicó un mejor pronóstico para estos pacientes. Esto puede indicar la utilidad de realizar un enfoque seriado durante la reanimación inicial de los pacientes con shock séptico, en el cual primero se logre la meta de SvO2 y seguidamente se logre una meta adicional utilizando el delta de pCO2. El punto de corte de 6mmHg para categorizar los 2 grupos (normal y alto) fue bastante consistente a través de todos los estudios y, en general, hacían referencia al estudio de Bakker et al.22 para tomar este parámetro.

Sin embargo, es importante anotar que la importancia de las mediciones seriadas ha sido mejor establecida para el caso del lactato. Al respecto, la importancia de los porcentajes de disminución (clearance) de lactato, incluso como meta de reanimación, ha sido documentada tanto en sepsis como en población general de pacientes críticos6,36. En nuestra investigación, los estudios que analizaron el delta de pCO2 en relación con el porcentaje de disminución del lactato23,27,30 evidenciaron que este porcentaje de disminución fue mayor en los grupos de pacientes con delta bajo, sobre todo si es evaluado a las 6h, lo cual refuerza la importancia de la medición seriada del delta de pCO2 y también evidencia la potencial utilidad de las mediciones en conjunto con el lactato.

Teniendo en cuenta que el aumento del delta de pCO2 se relaciona con los estados de bajo flujo y la acumulación del CO2 secundario a un fenómeno de estancamiento, un grupo de estudios evaluó la relación de este parámetro con el GC o el IC. Estos estudios mostraron en general una relación inversa esperada entre las 2 variables, sin embargo, algunos mostraban coeficientes de correlación o de determinación bajos entre las 2, aun cuando fuera estadísticamente significativo21,22,24, observándose además una alta dispersión de los puntos analizados. Adicionalmente, 2 estudios no mostraron tal relación24,26. Lo anterior puede ser muestra de la complejidad fisiopatológica en la interpretación del aumento del delta de pCO2 en el contexto de estos pacientes y, además, la evidente variabilidad individual que hay en tales casos. Por lo tanto, su valor para evaluar de forma indirecta el GC puede llegar a ser inconsistente.

Además de su implicación en el pronóstico, 2 estudios evaluaron el impacto de intervenciones terapéuticas sobre el delta de pCO2, demostrando que la administración de líquidos o inotrópicos puede tener un impacto positivo sobre esta variable. Esto es algo importante, ya que conocer de antemano como se puede modificar esta variable es relevante a la hora de construir un algoritmo de manejo para estos pacientes, en el escenario de un estudio clínico que evalúe el delta de pCO2 como meta de reanimación en los pacientes con shock séptico.

A pesar de la evidencia encontrada, diversos autores han planteado las limitaciones de esta variable en la evaluación de la hipoperfusión tisular. El delta de pCO2 puede estar normal en casos de hipoperfusión evidente y GC elevado y también puede estar incrementado en ausencia de hipoperfusión teniendo en cuenta el efecto Haldane37. Es por esto por lo que se ha propuesto la evaluación de los contenidos de CO2 en relación con los del oxígeno como otra forma de acercarse al estado de perfusión tisular. La relación Cv-aCO2/Da-vO2 es una variable que puede identificar pacientes con metabolismo anaerobio en diversas condiciones críticas incluyendo el shock séptico38–40, por lo que este parámetro también puede tener relevancia clínica en el manejo de pacientes con sepsis.

En los últimos años, nuevos métodos para evaluar de forma más directa la perfusión tisular han sido desarrollados41. Uno de ellos es la utilización de la videomicroscopia sublingual con técnica de corriente lateral de campo oscuro, la cual ofrece diversos parámetros para evaluar la microcirculación. Utilizando este dispositivo, se han documentado diversas alteraciones microcirculatorias en pacientes con shock séptico y su mejoría con ciertas intervenciones42–44. Sin embargo, la utilización de esta tecnología al lado de la cama del paciente tiene múltiples desafíos y aún no se encuentra establecida su importancia en el manejo de estos pacientes. Es por esto por lo que continúan vigentes los parámetros de fácil medición como los discutidos anteriormente. Al respecto, el estudio de Ospina-Tascón et al.32 aporta datos importantes, teniendo en cuenta que el delta de pCO2 fue la variable que mejor se relacionó con alteraciones microcirculatorias, aun cuando el significado clínico de estas relaciones no está bien definido.

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿debe ser el delta de pCO2 una variable que se utilice como meta de reanimación en pacientes con shock séptico?; la respuesta aún no se encuentra disponible, y como es esperable, la hipótesis debe estar sujeta a la evaluación en ensayos clínicos. La SvO2 y el lactato son las variables que más se han evaluado en estos pacientes, y la guía más reciente de la Campaña Sobrevivir a la Sepsis recomienda solo la medición del lactato4; por lo tanto, la forma en que se debe involucrar el delta de pCO2 en el manejo de estos pacientes y de relacionarlo con las variables antes mencionadas no es clara, pensado, por ejemplo, en qué se debe «normalizar» primero, cuántas metas de reanimación deben ser logradas o cómo se debe llegar a cumplir las mismas. Lo anterior, sin embargo, no priva de la posibilidad de que el delta de pCO2 sea tenido en cuenta en el manejo de los pacientes con shock séptico, en el contexto de un enfoque multimodal en conjunto con otras variables, con mediciones seriadas, de forma individualizada, durante la reanimación inicial. De hecho, el consenso más reciente de shock circulatorio y monitorización hemodinámica de la Sociedad Europea de Medicina de Cuidados Intensivos recomienda la medición de esta variable como parte de la evaluación y el manejo del paciente con shock séptico que tenga un catéter venoso central45.

En el presente estudio no fue posible realizar un metaanálisis teniendo en cuenta la alta heterogeneidad propia de los diseños de los estudios, los reportes de los resultados y la naturaleza de la enfermedad. Una de las limitaciones de la revisión sistemática fue que incluyó estudios del delta del pCO2 en población exclusiva de pacientes con sepsis grave y shock séptico, privando así de la posibilidad de extenderlo a un contexto más amplio de pacientes críticos y ampliar el análisis de sus potenciales usos y limitaciones; sin embargo, esto fue también parte fundamental del propósito del mismo. Algunos estudios que analizaron el delta de pCO2 en poblaciones de pacientes críticos no fueron tenidos en cuenta, aunque contaran con pacientes con sepsis grave y shock séptico, ya que no siempre se mostraban los resultados en estos últimos pacientes38,46. Otros estudios de pacientes con shock séptico analizaron el delta de pCO2; sin embargo, al no ser el objetivo principal, la evaluación de esta variable era limitada39,47,48.

Se puede concluir que el delta de pCO2 ha sido evaluado en el manejo de los pacientes con sepsis grave y shock séptico con mayor frecuencia en los últimos años, y que sus valores altos se relacionaron en la mayor parte de los casos con peores resultados clínicos, incluyendo menor IC, lactato alto, SvO2 más bajas, menores tasas de depuración de lactato y mayor mortalidad, aunque los estudios fueron heterogéneos y con algunas limitaciones metodológicas. Aun cuando no se ha investigado su utilidad en una investigación clínica dentro de un protocolo de reanimación inicial de pacientes con sepsis grave y shock séptico, los resultados en conjunto demuestran que puede ser una variable a tener en cuenta en el manejo de estos pacientes.

Autoría

Juan José Diaztagle: idea de investigación, diseño del protocolo, búsqueda de datos, análisis de resultados, discusión del artículo, redacción.

Jorge Camilo Rodríguez: diseño del protocolo, búsqueda de datos, análisis de resultados, discusión del artículo.

John Jaime Sprockel Díaz: diseño del protocolo, análisis de resultados, discusión del artículo.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Agradecimientos

A Diana Buitrago, de la División de Investigaciones, Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, por su valioso apoyo en la búsqueda de la información.

Bibliografía
1
D.C. Angus,T. van der Poll
Severe sepsis and septic shock
N Engl J Med., 369 (2013), pp. 840-851 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMra1208623
2
D. Angus,C.A. Pereira,E. Silva
Epidemiology of severe sepsis around the world
Endocr Metab Immune Drug Targets, 6 (2006), pp. 207-212
3
M. Singer
Cellular dysfunction in sepsis
Clin Chest Med, 29 (2008), pp. 655-660 http://dx.doi.org/10.1016/j.ccm.2008.06.003
4
R.P. Dellinger,M.M. Levy,A. Rhodes,D. Annane,H. Gerlach,S.M. Opal
Surviving Sepsis Campaign: International guidelines for management of severe sepsis and septic shock, 2012
Intensive Care Med., 39 (2013), pp. 165-228 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-012-2769-8
5
E. Rivers,B. Nguyen,S. Havstad,J. Ressler,A. Muzzin,B. Knoblich
Early goal-directed therapy in the treatment of severe sepsis and septic shock
N Engl J Med., 345 (2001), pp. 1368-1377 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa010307
6
A.E. Jones,N.I. Shapiro,S. Trzeciak,R.C. Arnold,H.A. Claremont,J.A. Kline
Lactate clearance vs central venous oxygen saturation as goals of early sepsis therapy: A randomized clinical trial
JAMA., 303 (2010), pp. 739-746 http://dx.doi.org/10.1001/jama.2010.158
7
J. Bakker,M. Coffernils,M. Leon,P. Gris,J.L. Vincent
Blood lactate levels are superior to oxygen-derived variables in predicting outcome in human septic shock
Chest., 99 (1991), pp. 956-962
8
G. Hernandez,A. Bruhn,R. Castro,T. Regueira
The holistic view on perfusion monitoring in septic shock
Curr Opin Crit Care., 18 (2012), pp. 280-286 http://dx.doi.org/10.1097/MCC.0b013e3283532c08
9
G. Hernandez,C. Luengo,A. Bruhn,E. Kattan,G. Friedman,G.A. Ospina-Tascon
When to stop septic shock resuscitation: Clues from a dynamic perfusion monitoring
Ann Intensive Care, 4 (2014), pp. 30 http://dx.doi.org/10.1186/s13613-014-0030-z
10
D.M. Yealy,J.A. Kellum,D.T. Huang,A.E. Barnato,L.A. Weissfeld,F. Pike
A randomized trial of protocol-based care for early septic shock
N Engl J Med., 370 (2014), pp. 1683-1693 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1401602
11
S.L. Peake,A. Delaney,M. Bailey,R. Bellomo,P.A. Cameron,D.J. Cooper
Goal-directed resuscitation for patients with early septic shock
N Engl J Med., 371 (2014), pp. 1496-1506 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1404380
12
P.R. Mouncey,T.M. Osborn,G.S. Power,D.A. Harrison,M.Z. Sadique,R.D. Grieve
Trial of early, goal-directed resuscitation for septic shock
N Engl J Med., 372 (2015), pp. 1301-1311 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1500896
13
A. Rhodes,L.E. Evans,W. Alhazzani,M.M. Levy,M. Antonelli,R. Ferrer
Surviving Sepsis Campaign: International guidelines for management of sepsis and septic shock: 2016
Intensive Care Med., 43 (2017), pp. 304-377 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-017-4683-6
14
J. Mallat,B. Vallet
Difference in venous-arterial carbon dioxide in septic shock
Minerva Anestesiol., 81 (2015), pp. 419-425
15
G.A. Ospina-Tascón,G. Hernández,M. Cecconi
Understanding the venous-arterial CO2 to arterial-venous O2 content difference ratio
Intensive Care Med., 42 (2016), pp. 1801-1804 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-016-4233-7
16
W. Grundler,M.H. Weil,E.C. Rackow
Arteriovenous carbon dioxide and pH gradients during cardiac arrest
Circulation, 74 (1986), pp. 1071-1074
17
H.J. Adrogue,M.N. Rashad,A.B. Gorin,J. Yacoub,N.E. Madias
Assessing acid-base status in circulatory failure. Differences between arterial and central venous blood
N EngI J Med, 320 (1989), pp. 1312-1316
18
L. Lind
Veno-arterial carbon dioxide and pH gradients and survival in critical illness
Eur J Clin Invest., 25 (1995), pp. 201-205
19
D. Moher,A. Liberati,J. Tetzlaff,D.G. Altman,The PRISMA Group
Preferred reporting items for systematic reviews and meta-analyses: The PRISMA statement
PLoS Med., 6 (2009),
e1000097
20
D.G. Altman
Systematic reviews of evaluations of prognostic variables
BMJ., 323 (2001), pp. 224-228
21
C.E. Mecher,E.C. Rackow,M.E. Astiz,M.H. Weil
Venous hypercarbia associated with severe sepsis and systemic hypoperfusion
Crit Care Med., 18 (1990), pp. 585-589
22
J. Bakker,J.L. Vincent,P. Gris,M. Leon,M. Coffernils,R.J. Kahn
Veno-arterial carbon dioxide gradient in human septic shock
Chest, 101 (1992), pp. 509-515
23
F. Vallée,B. Vallet,O. Mathe,J. Parraguette,A. Mari,S. Silva
Central venous-to-arterial carbon dioxide difference: An additional target for goal-directed therapy in septic shock?
Intensive Care Med, 34 (2008), pp. 2218-2225 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-008-1199-0
24
R. Troskot,T. Simurina,M. Zizak,K. Majstorovic,I. Marinac,I. Mrakovcic-Sutic
Prognostic value of venoarterial carbon dioxide gradient in patients with severe sepsis and septic shock
Croat Med J., 51 (2010), pp. 501-508
25
P.A. Van Beest,M.C. Lont,N.D. Holman,B. Loef,M.A. Kuiper,E.C. Boerma
Central venous-arterial pCO2 difference as a tool in resuscitation of septic patients
Intensive Care Med., 39 (2013), pp. 1034-1039 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-013-2888-x
26
G.A. Ospina-Tascon,D.F. Bautista-Rincon,M. Umana,J.D. Tafur,A. Gutierrez,A.F. Garcia
Persistently high venous-to-arterial carbon dioxide differences during early resuscitation are associated with poor outcomes in septic shock
Crit Care., 17 (2013), pp. R294 http://dx.doi.org/10.1186/cc13160
27
W. Du,D.W. Liu,X.T. Wang,Y. Long,W.Z. Chai,X. Zhou
Combining central venous-to-arterial partial pressure of carbon dioxide difference and central venous oxygen saturation to guide resuscitation in septic shock
J Crit Care, 28 (2013), pp. 1110.e1-1110.e5 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcrc.2013.07.049
28
H.J. Zhao,Y.Z. Huang,A.R. Liu,C.S. Yang,F.M. Guo,H.B. Qiu
[The evaluation value of severity and prognosis of septic shock patients based on the arterial-to-venous carbon dioxide difference] Chinese
Zhonghua Nei Ke Za Zhi., 51 (2012), pp. 437-440
29
L. Zhang,Y. Ai,Z. Liu,X. Ma,G. Ming,S. Zhao
[Significance of central venous-to-arterial carbon dioxide difference for early goal-directed therapy in septic patients] Chinese
Zhong Nan Da Xue Xue Bao Yi Xue Ban., 37 (2012), pp. 332-337 http://dx.doi.org/10.3969/j.issn.1672-7347.2012.04.002
30
J. Mallat,F. Pepy,M. Lemyze,G. Gasan,N. Vangrunderbeeck,L. Tronchon
Central venous-to-arterial carbon dioxide partial pressure difference in early resuscitation from septic shock: A prospective observational study
Eur J Anaesthesiol., 31 (2014), pp. 371-380 http://dx.doi.org/10.1097/EJA.0000000000000064
31
J. Mallat,Y. Benzidi,J. Salleron,M. Lemyze,G. Gasan,N. Vangrunderbeeck
Time course of central venous-to-arterial carbon dioxide tension difference in septic shock patients receiving incremental doses of dobutamine
Intensive Care Med., 40 (2014), pp. 404-411 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-013-3170-y
32
G.A. Ospina-Tascón,M. Umaña,W.F. Bermúdez,D.F. Bautista-Rincón,J.D. Valencia,H.J. Madriñán
Can venous-to-arterial carbon dioxide differences reflect microcirculatory alterations in patients with septic shock?
Intensive Care Med., 42 (2016), pp. 211-221 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-015-4133-2
33
E. Rivers,R. Elkin,C.M. Cannon
Counterpoint: Should lactate clearance be substituted for central venous oxygen saturation as goals of early severe sepsis and septic shock therapy? No
Chest., 140 (2011), pp. 1408-1413 http://dx.doi.org/10.1378/chest.11-2563
34
A.E. Jones
Point: Should lactate clearance be substituted for central venous oxygen saturation as goals of early severe sepsis and septic shock therapy? Yes
Chest, 140 (2011), pp. 1406-1408 http://dx.doi.org/10.1378/chest.11-2560
35
R. Arnold,N. Shapiro,A. Jones,C. Schorr,J. Pope,E. Casner
Multicenter study of early lactate clearance as a determinant of survival in patients with presumed sepsis
Shock, 32 (2009), pp. 35-39
36
T.C. Jansen,J. van Bommel,F.J. Schoonderbeek,S.J. Sleeswijk Visser,J.M. van der Klooster,A.P. Lima
Early lactate-guided therapy in intensive care unit patients: A multicenter, open-label, randomized controlled trial
Am J Respir Crit Care Med, 182 (2010), pp. 752-761 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200912-1918OC
37
G.A. Ospina-Tascón,M. Umaña,W. Bermúdez,D.F. Bautista-Rincón,G. Hernandez,A. Bruhn
Combination of arterial lactate levels and venous-arterial CO2 to arterial-venous O2 content difference ratio as markers of resuscitation in patients with septic shock
Intensive Care Med., 41 (2015), pp. 796-805 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-015-3720-6
38
X. Monnet,F. Julien,N. Ait-Hamou,M. Lequoy,C. Gosset,M. Jozwiak
Lactate and venoarterial carbon dioxide difference/arterial-venous oxygen difference ratio, but not central venous oxygen saturation, predict increase in oxygen consumption in fluid responders
Crit Care Med., 41 (2013), pp. 1412-1420 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e318275cece
39
J. Mesquida,P. Saludes,G. Gruartmoner,C. Espinal,E. Torrents,F. Baigorri
Central venous-to-arterial carbon dioxide difference combined with arterial-to-venous oxygen content difference is associated with lactate evolution in the hemodynamic resuscitation process in early septic shock
40
A. Mekontso-Dessap,V. Castelain,N. Anguel,M. Bahloul,F. Schauvliege,C. Richard
Combination of venoarterial PCO2 difference with arteriovenous O2 content difference to detect anaerobic metabolism in patients
Intensive Care Med., 28 (2002), pp. 272-277 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-002-1215-8
41
A. Lima
Current status of tissue monitoring in the management of shock
Curr Opin Crit Care., 22 (2016), pp. 274-278 http://dx.doi.org/10.1097/MCC.0000000000000300
42
D. De Backer,J. Creteur,J.C. Preiser,M.J. Dubois,J.L. Vincent
Microvascular blood flow is altered in patients with sepsis
Am J Respir Crit Care Med., 166 (2002), pp. 98-104
43
V.S. Edul,C. Enrico,B. Laviolle,A.R. Vazquez,C. Ince,A. Dubin
Quantitative assessment of the microcirculation in healthy volunteers and in patients with septic shock
Crit Care Med., 40 (2012), pp. 1443-1448 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e31823dae59
44
D. De Backer,J. Creteur,M.J. Dubois,Y. Sakr,M. Koch,C. Verdant
The effects of dobutamine on microcirculatory alterations in patients with septic shock are independent of its systemic effects
Crit Care Med., 34 (2006), pp. 403-408
45
M. Cecconi,D. De Backer,M. Antonelli,R. Beale,J. Bakker,C. Hofer
Consensus on circulatory shock and hemodynamic monitoring. Task force of the European Society of Intensive Care Medicine
Intensive Care Med, 40 (2014), pp. 1795-1815 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-014-3525-z
46
J. Cuschieri,E. Rivers,M. Donnino,M. Katilius,G. Jacobsen,H.B. Nguyen
Central venous-arterial carbon dioxide difference as an indicator of cardiac index
Intensive Care Med., 31 (2005), pp. 818-822 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-005-2602-8
47
G. Hernandez,A. Bruhn,C. Luengo,T. Regueira,E. Kattan,A. Fuentealba
Effects of dobutamine on systemic, regional and microcirculatory perfusion parameters in septic shock: A randomized, placebo controlled, double-blind, crossover study
Intensive Care Med., 39 (2013), pp. 1435-1443 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-013-2982-0
48
G. Hernández,C. Pedreros,E. Veas,A. Bruhn,C. Romero,N. Robegno
Evolution of peripheral vs metabolic perfusion parameters during septic shock resuscitation. A clinical-physiologic study
J Crit Care., 27 (2012), pp. 283-288 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcrc.2011.05.024
Autor para correspondencia. (J.J. Diaztagle Fernández jjdiaztaglef@unal.edu.co)
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Med Intensiva 2017;41:401-10 - Vol. 41 Núm.7 DOI: 10.1016/j.medin.2017.03.008
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.