Medicina Intensiva Medicina Intensiva
Med Intensiva 2005;29:192-200 - Vol. 29 Núm.3 DOI: 10.1016/S0210-5691(05)74227-3
Shock séptico
Septic shock
F. Valenzuela Sáncheza, R. Bohollo de Austriaa, I. Monge Garcíaa, A. Gil Canoa
a Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias. Hospital del SAS de Jerez. Jerez de la Frontera. Cádiz. España.
Resumen
El shock séptico es un estado de hipoperfusión tisular en el contexto de un síndrome de respuesta inflamatoria sistémica, caracterizado clínicamente por vasodilatación excesiva y el requerimiento de agentes presores para mantener la presión de perfusión de los órganos. La típica respuesta cardiovascular hiperdinámica no está presente en todos los enfermos, por lo que su presencia o ausencia no debe usarse para el diagnóstico del shock séptico. El tratamiento exige la normalización de la volemia y la administración de agentes inotropos para normalizar el gasto cardíaco si se encuentra bajo, y aumentar la presión de perfusión de los tejidos. El tratamiento debe ser guiado por una adecuada monitorización. Es preferible el uso de técnicas que permiten valorar la precarga del ventrículo derecho, más que mediciones aisladas de presiones de llenado ventricular (que no se relacionan con la precarga ni con la respuesta del individuo a la sobrecarga de fluidos). Recientemente, se ha puesto de manifiesto que la variación de la presión de pulso está en relación con la respuesta del gasto cardíaco a una sobrecarga de fluidos y con la consiguiente mejoría en la hemodinámica, más que mediciones de presión de llenado del ventrículo derecho o izquierdo. Otras mediciones sensibles a la perfusión de los órganos, incluyendo la monitorización de la acidosis láctica y de la lactacidemia, deben también usarse para guiar la resucitación con fluidos. La precocidad del tratamiento y la rapidez con que se resuelven los signos de hipoperfusión tisular son aspectos fundamentales del manejo, puesto que están en íntima relación con el pronóstico.
Abstract
Septic shock is a state of tissue hypoperfusion in the context of a systemic inflammatory response syndrome, characterized clinically by excessive vasodilatation and the requirement of vasopressor agents in order to maintain the perfusion pressure of organs system. The typical hyperdynamic cardiovascular response is not present in all the patients, which means that its presence or absence should not be used for the diagnosis of septic shock. The treatment requires the normalization of volemia and the administration of inotropic agents in order to normalize the cardiac output if it is low, and to increase the perfusion pressure of tissues. The treatment should be guided by an adequate monitoring. The use of techniques that make possible to assess right ventricle preload is preferable, more than isolated measurements of ventricular filling pressures (that are not related to preload nor to the response of the patient to fluids overload). Recently, it has been shown that the variation of pulse pressure is related to the response of the cardiac output to fluid overload and to the consequent hemodynamic improvement, more than measurements of right or left ventricle filling pressures. Other measurements sensitive to the organs perfusion should be also used to guide resuscitation with fluids, including monitoring of lactic acidosis and lactacidemia. Speed of treatment and speed with which the sings of tissue hypoperfusion are resolved are fundamental components of management because are closely related to prognosis.
Palabras clave
shock séptico, soporte hemodinámico, monitorización hemodinámica
Keywords
septic shock, hemodynamic support, hemodynamic monitoring
Med Intensiva 2005;29:192-200 - Vol. 29 Núm.3 DOI: 10.1016/S0210-5691(05)74227-3