Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.medin.2019.07.001
Acceso a texto completo
Disponible online el 15 de Septiembre de 2019
Adaptación transcultural y características de la versión española de la escala COMFORT Behavior Scale en el paciente crítico pediátrico
Transcultural adaptation and characteristics of the Spanish version of the COMFORT Behavior Scale in pediatric critical care patients
Visitas
...
A. Bosch-Alcaraza,b,
Autor para correspondencia
abosch@hsjdbcn.org

Autor para correspondencia.
, I. Jordana, J. Guàrdia Olmosc,d, A. Falcó-Peguerolesb,d
a Hospital Sant Joan de Déu, Esplugues de Llobregat, Barcelona, España
b Escuela de Enfermería, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
c Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
d Grupo consolidado en técnicas avanzadas aplicadas a la Psicología, Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
Recibido 30 abril 2019. Aceptado 02 julio 2019
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (4)
Tabla 1. Características clínicas y sociodemográficas de la muestra (n = 311)
Tabla 2. Principales factores de la COMFORT Behavior Scale-versión española
Tabla 3. Correlación entre los factores de la COMFORT Behavior Scale-versión española
Tabla 4. Índices de bondad de ajuste de la COMFORT Behavior Scale-versión española
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivos

Determinar las propiedades métricas de la escala COMFORT Behavior Scale desarrollada por van Dijk et al. (2000) en el contexto del paciente crítico pediátrico.

Diseño

Estudio observacional, psicométrico y prospectivo.

Lugar de estudio

Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital pediátrico y universitario de tercer nivel asistencial.

Pacientes

Un total de 311 niños con una mediana de edad de 5,07 años (0,9-11,7).

Intervenciones

Ninguna.

Principales variables y resultados

La escala fue administrada de forma simultánea por 2enfermeros a 311 pacientes ingresados en una unidad de críticos de 18 camas de un hospital pediátrico de tercer nivel asistencial. La versión española de la COMFORT Behavior Scale obtuvo un alfa de Cronbach de 0,715 y está compuesta por 3factores, con 2ítems cada uno: 1) alerta y movimiento físico; 2) calma/agitación y respuesta respiratoria/llanto, y 3) tono muscular y tensión facial.

Conclusiones

La escala COMFORT B logró ser adaptada al idioma español y mostró ser válida para determinar y cuantificar el grado de confort en un grupo de niños ingresados en una unidad de cuidados pediátricos española.

Palabras clave:
Bienestar infantil
CONFORT
Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos
Propiedades psicométricas
Abstract
Objectives

To determine the measurement properties of the Spanish version of the COMFORT Behavior Scale developed by van Dijk et al. (2000) in pediatric critical care patients.

Design

Prospective observational and psychometric study.

Setting

Level III Intensive Care Area at a university's children hospital.

Patients

A total of 311 children with median age of 5.07 years (IQR = 0.9-11.7).

Interventions

None.

Principal variables and results

To determine the measurement properties the Spanish version of the COMFORT Behavior Scale was simultaneous administered by 2nurses to 311 patients admitted to an eighteen-bed critical care unit of a third level pediatric hospital. The Spanish version of the COMFORT Behavior Scale obtained a Cronbach alpha coefficient of 0.715 and it is a tool made up of 3factors with 2items: 1) alertness and physical movement; 2) calmness/agitation and respiratory response/crying, and 3) muscle tone and facial tension.

Conclusions

The COMFORT B was adapted to Spanish and it has shown to be a valid an reliable tool to assess comfort in a group of children admitted to an Spanish Intensive Care Unit.

Keywords:
Infant welfare
Patient COMFORT
Pediatric Intensive Care Unit
Measurement properties
Texto completo
Introducción

El manejo del confort del paciente crítico pediátrico ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) es uno de los retos más difíciles de conseguir por parte del personal asistencial1,2, en especial porque su valoración se complica debido a la disminución de la consciencia, la severidad de la enfermedad y el empleo de sedantes3.

La atención de estos niños críticamente enfermos es usualmente invasiva y agresiva, requiriendo numerosos procedimientos traumáticos, que pueden causarles miedo, dolor y disconfort4,5. El dolor del paciente pediátrico que ingresa en una UCI es uno de los síntomas relacionados con el disconfort de estos pacientes. Así, la Asociación Internacional del Dolor lo define como una experiencia sensorial subjetiva y emocional desagradable asociada a una lesión presente o potencial1.

La analgesia es fundamental en estos pacientes críticos pediátricos para evitar el dolor y el disconfort6-8. Permite a enfermería realizar procedimientos invasivos de forma segura, favorecer la sincronización y el confort del paciente a la ventilación mecánica7, prevenir extubaciones accidentales, reducir el consumo metabólico9 y de oxígeno en el caso de shock10.

A la vez, el disconfort es un aspecto esencial a tener en consideración en especial en aquellos pacientes que están profundamente sedados y ventilados mecánicamente, los cuales son incapaces de comunicarse3. Por tanto, la sedación y la analgesia se convierten en estrategias útiles a la hora de mantener un nivel óptimo y seguro de confort en el niño crítico11.

Optimizar y protocolizar desde el inicio de la asistencia del paciente crítico pediátrico un correcto control del dolor y un óptimo grado de sedación reduce la ansiedad del niño que se encuentra en un ambiente hostil repleto de técnicas y procedimientos derivados de su manejo clínico12,13. Además, un óptimo control del nivel de analgesia y sedación del paciente crítico pediátrico disminuye el riesgo de deterioro del sistema inmunitario e influye en la morbilidad14.

Durante los últimos años se han ido desarrollando varios instrumentos para valorar el grado de dolor pediátrico que combinaban tanto aspectos físicos como psicológicos15-19. La capacidad comunicativa, la etapa de desarrollo y si el niño está sometido a algún procedimiento invasivo (como intubación con sedación)21,41 son algunos de los aspectos que se han de tener en cuenta en el desarrollo de estos instrumentos de valoración del dolor20,21. Aún así, y con la finalidad de ser lo más objetivos posible en la determinación de este síntoma, algunos autores apuntan a que es importante tener en cuenta nuevos parámetros fisiológicos como la conductabilidad cutánea, la variabilidad de la frecuencia cardíaca y el electroencefalograma22-24. Algunos ejemplos de instrumentos de valoración del dolor pediátrico son la Face, Legs, Activity, Cry, Consolability (FLACC), desarrollada a partir de la escala infantil COMFORT y una de las más aplicables en niños25, o la escala indicadora de conductas de dolor (Behavioral Pain Scale).

En relación con la valoración del grado de sedación, y con la finalidad de disminuir la exposición innecesaria a sedantes y analgésicos en las UCI pediátricas (UCIP), existen diversas escalas específicas que permiten su cuantificación. Así, encontramos la Motor Activity Assessment Scale, la Sedation-Agitation Scale, la Richmond Agitation Sedation Scale14, la Ramsay y la COMFORT26,27.

Además, existen 2instrumentos originales escritos en lengua inglesa que miden de forma válida y fiable el concepto de confort del paciente crítico pediátrico (de 0-18 años): la COMFORT Behavior Scale (CBS) (2000)28-32 y la COMFORT Scale (1992)33,34. El objetivo de ambas escalas es evaluar el nivel de confort desde una perspectiva psicológica, es decir, definida como comportamientos con efectos negativos sobre el organismo y asociados al miedo, la ansiedad y el dolor de los niños críticamente enfermos31.

En el contexto específico de los países de lengua española no existe ningún instrumento validado que objetive el grado de confort de los pacientes críticos pediátricos. Por todo ello, se diseñó este estudio con el objetivo de examinar las propiedades métricas de la versión española de la COMFORT Behavior Scale (CBS-ES) mediante la determinación de la validez estructural y fiabilidad. Se debe aclarar que la palabra y el acrónimo COMFORT (en mayúsculas) se empleará para referirnos al nombre de la escala y para evitar confusiones con el estado de confort.

Métodos

La validación y la determinación de las propiedades métricas de la versión española de la COMFORT Behavior Scale desarrollada por van Dijk et al. (2000) se llevó a cabo teniendo en cuenta las recomendaciones planteadas por la Consensus-Based Standards for the Selection of Health Measurement Instruments (COSMIN) guideline35.

Diseño y lugar de estudio

Se realizó un estudio observacional y prospectivo de adaptación transcultural y validación de un instrumento en el área de críticos de un hospital pediátrico de tercer nivel asistencial compuesta por 18 camas, situado en Barcelona. El período de estudio fue de septiembre del 2015 a septiembre del 2016.

Muestra

La población de estudio la configuraron el total de pacientes admitidos en el contexto de estudio (unos 1.450 aproximadamente por año). Bajo la premisa de intentar obtener resultados relevantes y con el objetivo de eliminar el máximo de sesgos posibles, se estimó que se precisaba una muestra mínima de 221 individuos (intervalo de confianza del 95% y precisión de ± 5%). El porcentaje poblacional que se previó fue alrededor del 80% y el de reposiciones necesarias de un 5%.

Se empleó una técnica de muestreo probabilístico y aleatorio estratificado por edad. Teniendo en consideración las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, se estratificó la muestra en: recién nacido (0-28 días), lactante (29 días a 2 años), preescolar (de 3 a 5 años), escolar (de 6 a 12 años) y adolescentes (de 13 a 18 años).

Los criterios de inclusión fueron: 1) pacientes pediátricos (de 0 a 18 años) ingresados en el área de críticos durante el período de estudio, y 2) aceptación y firma del consentimiento informado por parte de los representantes legales y, en el caso del menor maduro (edad igual o mayor a 12 años), aceptación/asentimiento del sujeto. Se excluyó a los pacientes: 1) en situación paliativa; 2) con barrera idiomática, y 3) a los que se les estuviera administrando relajante muscular en infusión continua.

Instrumentos

Como se comentó previamente, actualmente existen 2instrumentos que valoran el confort del paciente crítico: la COMFORT Scale (1992) y la COMFORT Behavior Scale (2001). Ambas escalas miden 6 parámetros conductuales (vigilia, grado de agitación/calma, llanto o respuesta respiratoria, movimiento físico, tono muscular y expresión facial) y 2 fisiológicos en el caso de la escala de 1992 (frecuencia cardíaca y presión arterial media). Dado que se coincide con el hecho de que los parámetros de frecuencia cardíaca y presión arterial media pueden variar por diversas circunstancias (fármacos, empeoramiento o mejoría del proceso patológico, etc.)32, se decidió optar para el presente estudio por adaptar y validar la CBS.

Durante el proceso de validación de la COMFORT Behavior Scale se observó un alfa de Cronbach de 0,78, aumentando a 0,84 si se excluían del instrumento la frecuencia cardíaca y la presión arterial media30. La COMFORT Behavior Scale valora un correcto manejo del dolor postoperatorio del paciente cuando se obtienen unas puntuaciones ≤ 17. Con relación a la sedación, los autores definen que puntuaciones ≤ 11 puntos corresponden a sobresedación, de 11 a 22 los autores recomiendan contrastar la puntuación aplicando la Nurses Interpretation of Sedation Scale (NISS), no validado en nuestro contexto español, y una puntuación ≥ 23 indica infrasedación.

Previo al estudio, el equipo investigador procedió a adaptar transculturalmente al español la COMFORT Behavior Scale. Para ello, se siguieron las recomendaciones de la Comisión Internacional de Test36-38 y se contó con la ayuda de 4 profesionales bilingües que, mediante un proceso de traducción-retraducción, determinaron las mejores expresiones semánticas del instrumento. Además, se calcularon los índices de validez de contenido, obteniendo puntuaciones de entre 0,76 y 0,80 en todos los ítems y, de 0,87, en el global de la escala39.

Determinación de las propiedades métricas de la COMFORT Behavior Scale-versión española

Para examinar las propiedades métricas de la CBS-ES se contó con la colaboración de un grupo de 12 enfermeras con un mínimo de antigüedad en el manejo del paciente crítico pediátrico de 5 años.

Se registraron como variables sociodemográficas: 1) la unidad de ingreso (UCIP/Unidad de Semicríticos Pediátricos [USCP]); 2) el sexo (masculino/femenino); 3) la edad (en días, meses o años); 4) el diagnóstico médico de ingreso (respiratorio/posquirúrgico/infeccioso/oncológico/otros); 5) la administración de sedoanalgesia (sí/no); 6) ventilación mecánica (sí/no), y 7) la estancia global en el área de críticos (en días). Las principales diferencias entre los pacientes ingresados en la UCIP y USCP fueron: la gravedad de la situación clínica y la necesidad de instaurar tratamiento con ventilación mecánica, soporte cardiovascular complejo o técnicas de depuración extrarrenal.

Recogida de datos

En primer lugar, se constituyó un equipo formado por 12 enfermeras del área de críticos. Con el objetivo de garantizar un adecuado proceso de recogida de datos, el investigador principal (ABA) diseñó una formación teórico-práctica que incluía: una presentación realizada con el programa PowerPoint® (Microsoft) en la que se explicó el concepto de confort, los aspectos a tener en consideración para su determinación, la versión final de la CBS-ES y los documentos de recogida de datos del estudio. La sesión teórica se inició explicando qué se entiende por confort. Posteriormente, se detallaron los objetivos y el procedimiento a seguir durante la investigación, mostrando el instrumento a emplear (CBS-ES). La parte práctica de la formación consistió en una valoración del grado de confort, empleando para ello la CBS-ES, por parte de cada enfermera colaboradora, a 5 pacientes ingresados en el contexto de estudio. Finalmente, se aclararon las dudas surgidas con el proceso de recogida de datos. La formación tuvo una duración de 5 h y, tras la misma, no se tuvieron que hacer modificaciones a la CBS-ES.

Tras haberse llevado a cabo todos los procedimientos necesarios que requería el paciente al ingreso en la unidad, se solicitó el consentimiento informado de participación en el estudio. Una vez obtenido, 2enfermeras por turno (mañana, tarde y noche) valoraron simultáneamente el grado de confort del paciente, empleando para ello la CBS-ES. Por tanto, se recogieron datos 3 veces al día (mañana, tarde y noche) durante las primeras 48h de ingreso.

El procedimiento de recogida de datos se llevó a cabo durante 7 meses (de marzo a septiembre del 2016).

Análisis estadístico

Se realizó un análisis descriptivo de los datos. Los derivados de las variables categóricas se expresaron en frecuencias (n) y porcentajes (%), mientras que los de las cuantitativas se plasmaron en forma de media y desviación estándar o mediana y rango intercuartil.

Para determinar la validez de constructo de la CBS-ES se llevó a cabo un análisis factorial de los principales componentes.

La fiabilidad de la CBS-ES se evaluó mediante el coeficiente alfa de Cronbach de la escala y de cada factor (el cual fue válido si era > 0,7) y la concordancia entre observadores mediante el coeficiente kappa de Cohen (dando por buenos valores > 0,60).

Para determinar la validez de la escala y, teniendo en cuenta los postulados planteados por Satorra y Bentler en 200140, se llevó a cabo un análisis factorial empleando para ello el Robust Unweighted Least Squares (RULS) como método de estimación y la matriz de correlación policórica como matriz de base. El número de factores del instrumento se determinó mediante el método de análisis paralelo, empleando el Comparative Factor Index (CFI > 0,90), el Tucker-Lewis Index (TLI > 0,90) y el Root Mean Square Error of Approximation (RMSEA < 0,08). Los índices de ajuste se consideraron satisfactorios teniendo en consideración los criterios establecidos por Ullman en 200641. Las comparaciones en los modelos encontrados se realizaron mediante el S-B χ2 test planteado por Satorra y Bentler en 200140.

Las puntuaciones de disconfort de la CBS-ES se establecieron teniendo en consideración la media y los percentiles observados en la muestra.

En todas las pruebas se asumió un nivel de confianza del 95% y se consideró que los datos obtenidos fueron estadísticamente significativos si obtenían un valor de p < 0,05

Consideraciones éticas

Previo a la realización del estudio se obtuvo el certificado de aprobación por parte del Comité de Ética e Investigación Clínica del hospital donde se llevó a cabo y de la Comisión de Bioética de una universidad pública. Además, se obtuvo también el consentimiento escrito de la autora de la COMFORT Behavior Scale, Dra. Monique van Dijk.

ResultadosCaracterísticas sociodemográficas de los participantes

Se incluyó en el presente estudio a un total de 311 pacientes pediátricos, de los cuáles el 94,9% estaban ingresados en la UCIP. El 56,6% del total eran niños con una mediana de edad de 5,07 años (0,9-11,7). El diagnóstico que motivó más ingresos en el área de críticos fue el posquirúrgico en un 60,1% (n = 187), siendo la cirugía cardíaca (14,4%, n = 44) y la escoliosis (10,9%, n = 34) las más prevalentes. Del total de pacientes ingresados, el 25,3% estaba en ventilación mecánica y a un 65,9% (n = 205) se les estaba administrando algún tipo de sedoanalgesia de forma continua. El cloruro mórfico (22,5%, n = 70) y el fentanilo (5,5%, n = 17) fueron los más empleados. El dolor fue determinado empleando la escala FLACC, la PAIN y la escala numérica, las cuales establecían: no dolor = 0; dolor leve = 1-3 puntos; dolor moderado = 3-7 puntos y dolor severo = 7-10 puntos. La gran mayoría de los pacientes no padecían dolor (n = 240), dado que se les estaba administrando analgésico de forma continua (fentanilo o cloruro mórfico), en ocasiones combinado con sedación (midazolam o propofol), o porque tenían indicado analgesia discontinua (metamizol, paracetamol o tramadol, principalmente). La estancia media en el área de críticos fue de 2 días (2-110). No se observaron diferencias entre las variables sociodemográficas del paciente ingresado en UCIP y USCP. En la tabla 1 se puede observar con más detalle las características sociodemográficas de la muestra.

Tabla 1.

Características clínicas y sociodemográficas de la muestra (n = 311)

Características  Valores 
Unidada
Unidad de Cuidados Intensivos  295 (94,9) 
Unidad de Semicríticos  16 (5,1) 
Estancia (en días)b  2 (2-110) 
Sexoa
Femenino  135 (43,4) 
Masculino  176 (56,6) 
Edad (años)b  5,07 (0,9-11,7) 
Edad grupos etarios
Recién nacido (0-28 días)b,c  20 (12-27) 
Lactante (29 días-2 años)b,d  8,1 (3,4-10,8) 
Preescolar (3-5 años)b,e  3,6 (2,5-4,8) 
Escolar (6-11 años)b,e  8,6 (6,9-10,2) 
Adolescente (12-18 años)b,e  15,3 (13,8-16,5) 
Diagnóstico de ingresoa
Respiratorio  37 (11,9) 
Posquirúrgico  187 (60,1) 
Infeccioso  28 (9) 
Oncológico  4 (1,3) 
Otros: procedimientos invasivos  55 (17,7) 
Ventilación mecánicaa
Sí  80 (25,7) 
No  231 (74,3) 
Sedoanalgesiaa  205 (65,9) 
Sí  106 (34,1) 
No   
a

Frecuencia (porcentaje).

b

Mediana y rango intercuartil.

c

Expresado en días.

d

Expresado en meses.

e

Expresado en años.

Validez de la COMFORT Behavior Scale-versión española

Se llevó a cabo un análisis de los componentes principales para determinar la validez de constructo y se observó que la carga factorial de cada ítem fue superior a 0,40, indicando este hecho una adecuada relevancia de los ítems (tabla 2). La CBS-ES está compuesta por 3factores con 2ítems cada uno: 1) alerta y movimiento físico; 2) calma/agitación y respuesta respiratoria/llanto, y 3) tensión facial y tono muscular. La correlación entre los 3factores de la escala fue adecuada (tabla 3), así como los índices de bondad de ajuste del modelo (tabla 4).

Tabla 2.

Principales factores de la COMFORT Behavior Scale-versión española

Ítem  Factor
 
Alerta  0,932     
Calma/agitación    0,689   
Respuesta respiratoria/llanto    0,873   
Movimiento físico  0,938     
Tono muscular      0,851 
Tensión facial      0,873 

Los números son los factores obtenidos.

La correlación ítem total se consideró aceptable con valores iguales o superiores a 0,30.

Tabla 3.

Correlación entre los factores de la COMFORT Behavior Scale-versión española

Variable  Factor1  Factor2  Factor3  p valor 
Factor 1      p <,001
Factor 2  0,648   
Factor 3  0,408  0,555 
Tabla 4.

Índices de bondad de ajuste de la COMFORT Behavior Scale-versión española

Índice  Valor 
Índice de ajuste comparativo o Comparative factor index  0,980 
Índice de Tucker-Lewis  0,951 
Raíz cuadrada del error medio cuadrático o Root Mean Square Error of Approximation  0,053 
Chi al cuadrado valor  20,81 
P valor  0,002 

Teniendo en consideración la media y los percentiles obtenidos en la distribución de la muestra, se determinó que la CBS-ES clasificaba el disconfort en: no disconfort, puntuaciones ≤ 11 puntos; disconfort medio, entre 12-22 puntos, y altos niveles de disconfort, ≥ 23 puntos.

En la figura 1 se muestra una representación gráfica de la estructura de la CBS-ES.

Figura 1.

Representación gráfica de la correlación entre factores e ítems de la COMFORT Behavior Scale-versión española.

Los ítems de la CBS-ES fueron representados empleando círculos.

Una línea recta muestra la carga factorial del ítem en el global de la escala.

Una flecha bidireccional unifica los factores de la CBS-ES.

La varianza residual está detallada al lado de cada ítem.

(0,15MB).
Fiabilidad de la COMFORT Behavior Scale-versión española

La fiabilidad de la CBS-ES fue determinada mediante el cálculo de la correlación ítem total, el coeficiente de alfa de Cronbach y la fiabilidad interobservador. La consistencia interna de la CBS-ES obtuvo un alfa de Cronbach de 0,715. Todas las correlaciones ítem total fueron superiores a 0,30, a excepción de respuesta respiratoria/llanto que fue de 0,10 y tono muscular que obtuvo un valor de 0,22. Aun así, al establecer la matriz de interrelaciones entre ítems y contrastar si aumentaría la fiabilidad del instrumento se constató que el alfa de Cronbach aumentaría levemente (0,718), dato que no justifica la eliminación de los ítems del instrumento. Teniendo en consideración los grupos etarios establecidos se obtuvieron los siguientes valores: recién nacido obtuvo un alfa de Cronbach de 0,785; lactante de 0,736; preescolar de 0,720; escolar de 0,719 y adolescente de 0,632.

Por lo que a la correlación interobservador se refiere, al comparar los 311 pares de observaciones, la gran mayoría de ítems obtuvieron índices kappa de Cohen > 0,60, a excepción de calma/agitación (0,52), el tono muscular (0,30) y la tensión facial (0,29). Los índices kappa obtenidos dependiendo del grupo etario analizado fueron: recién nacido entre 0,30-1; lactante entre 0,51-0,71; preescolar entre 0,52-0,68; escolar entre 0,60-0,83, y adolescente entre 0,30-0,72.

Discusión

El constructo de confort, especialmente en el contexto crítico pediátrico, debería ser un aspecto frecuentemente evaluado durante el manejo integral de estos pacientes. El desarrollo de un instrumento válido y fiable adaptado al entorno sociocultural español, como la CBS-ES, permitiría a los profesionales determinar el grado de disconfort de los pacientes críticos pediátricos, lo que podría repercutir en una mejora de la calidad asistencial ofertada a los pacientes atendidos en las UCIP.

Tal como apuntan las conclusiones de algunos estudios, las constantes vitales de un paciente ingresado en una UCI pueden estar influidas por los tratamientos que allí se realizan, por lo que ni en la CBS ni en la CBS-ES se tiene en cuenta la valoración de la presión arterial y la frecuencia cardíaca32,39.

Existen diversos métodos para realizar el proceso de adaptación transcultural, pero el de traducción-retraducción es el que se considera más completo y el que garantiza una mayor calidad a los instrumentos que se adaptan de una cultura a otra. Por este motivo, es el que se empleó en la adaptación al español de la COMFORT Behavior Scale39.

Los resultados del presente estudio muestran cómo la CBS-ES posee una adecuada fiabilidad (alfa de Cronbach de 0,715), aunque los datos obtenidos son inferiores a los de los otros instrumentos de referencia: COMFORT Scale (0,90) y la COMFORT Behavior Scale (entre 0,90-0,92)32,33.

Todas las correlaciones ítem total fueron superiores a 0,30, a excepción de respuesta respiratoria/llanto, que fue de 0,10 y tono muscular, que fue de 0,22. Posteriores análisis no justificaron la eliminación de los ítems de la escala. Los investigadores creen que este hecho se debe a que la variabilidad de pacientes pediátricos atendidos en la unidad contexto de estudio, su complejidad y tratamientos en ocasiones dificultan la valoración objetiva de estos ítems. Por este motivo, se plantean futuras sesiones formativas para mejorar la comprensión de los mismos. Además, los índices kappa obtenidos fueron adecuados, lo que demuestra la correcta comprensión de los ítems incluidos en la escala.

Las puntuaciones que determinan situaciones de disconfort (no disconfort ≤ 11 puntos; disconfort 12-22 puntos y altos niveles de disconfort ≥ 23 puntos) establecidas después del análisis de las características de la CBS-ES son similares a los de la CBS con relación al dolor. Según van Dijk et al. (2000), puntuaciones de 17 o más en la CBS requieren revisar la pauta analgésica del paciente, contrastando dicho valor con la escala numérica del dolor para asegurarse que el paciente posee dicho síntoma23. No se disponen de datos estadísticos que determinen la capacidad predictiva de la CBS-ES de determinar situaciones de disconfort relacionada con infra o sobresedación del paciente, pero es importante resaltar que la CBS define que un score < 11 conlleva riesgo de sobresedación del paciente. En este sentido, también es importante puntualizar que al determinar el grado de sedación si se obtienen puntuaciones entre 11-22 los autores contrastan esos valores empleando la NISS. En el presente estudio, este hecho no se ha podido constatar puesto que no se encontró tras la búsqueda bibliográfica dicho instrumento adaptado transculturalmente y validado en población española. Finalmente, se debe resaltar que los autores de la CBS determinan situaciones infrasedación puntuaciones de 23 o más27. En este punto, es importante destacar que se está de acuerdo con el hecho de que el confort no puede ser determinado únicamente teniendo en consideración los valores obtenidos en la CBS-ES, sino contrastando dichas puntuaciones con escalas de dolor y sedación del paciente crítico pediátrico27.

El hecho que los instrumentos para medir el confort del paciente crítico pediátrico no estén adaptados y validados en lengua española ha dificultado, hasta la fecha actual, el poder evaluarlo y tratarlo de forma suficientemente efectiva. Esta circunstancia también explicaría el motivo por el cual existen pocos estudios empíricos sobre niveles de confort y sobre el impacto de cuidados específicos proveedores de confort en muestras de pacientes en contextos clínicos no anglosajones. La validación de la CBS-ES, la cual está formada por 3 factores con 2ítems cada uno de ellos (fig. 2), es un avance en el manejo integral del paciente crítico pediátrico. Además, la CBS-ES podría potenciar futuras investigaciones encaminadas a determinar los niveles de disconfort del paciente pediátrico ingresado en una UCI, así como las variables sociodemográficas y clínicas relacionadas.

Figura 2.

COMFORT Behavior Scale-versión española.

(0,84MB).
Limitaciones

Una de las principales limitaciones del estudio es la inherente a la posibilidad de reproducir los resultados en otros contextos sin formación específica previa al profesional que emplee la CBS-ES. A la vez, se requieren futuras investigaciones que determinen la capacidad predictiva de la CBS-ES de detectar situaciones de disconfort relacionado con el dolor y la sedación, especialmente, en pacientes ventilados mecánicamente.

La escala COMFORT B logró ser adaptada al idioma español y mostró ser válida para determinar y cuantificar el grado de confort en un grupo de niños ingresados en una UCIP española.

El disponer de la CBS-ES permitirá a los profesionales que atienden al paciente crítico pediátrico no solo valorar, sino también tratar los factores que están propiciando esta disconfort y posibilita analizar el impacto de intervenciones específicas proveedoras de confort. Todo esto ayudará a ser más eficaces a la hora de priorizar actividades y, sobre todo, a la hora de proporcionar una atención integral dentro del proceso y contexto de salud del paciente crítico pediátrico.

Autoría

El primer borrador del manuscrito fue realizado por ABA, quien diseñó la investigación y los documentos de recogida de datos. Todos estos documentos fueron revisados por AFP e IJ. El análisis estadístico fue realizado por JGO y ABA. Todos los autores aprobaron la versión definitiva del manuscrito.

Financiación

La presente investigación obtuvo financiación en 2convocatorias competitivas diferentes: la de Proyectos de Investigación en Enfermería del Colegio Oficial de Enfermeros y Enfermeras de Barcelona 2016 (PR 009-16) y la del Departamento de Salud de Cataluña en el marco del Plan Estratégico para la Investigación e Innovación en Salud-PERIS 2016-2020 (SLT002/16/00185).

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Agradecimientos

Agradecer al comité de expertos su ayuda y consejos a la hora de adaptar transculturalmente el instrumento, a las enfermeras que colaboraron en el proceso de recogida de datos y a los pacientes pediátricos y familias que aceptaron participar en el estudio.

Bibliografía
[1]
International Association for the Study of Pain. 2016 [consultado 28 Dic 2016]. Disponible en: http:www.iasp-pain.org/terms-p.html
[2]
Perelló M, Jabalera M, Serrallonga N, Cintora R, Esteban E, Luaces C, Àrea de Metodologia Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Valoració del dolor: Escales. Unitat de Suport Infermera. 2013 [consultado 28 Dic 2017]. Disponible en: http://biblioteca.hsjdbcn.org/intranet/publ/pro/3138.pdf. 2012
[3]
F. Sulla, M. Lachimia, L. Barbieri, A. Gigantiello, C. Iraci, G. Virgili, et al.
A first contribution to the validation to the italian versionof the Behavioral Pain Scale in sedated, intubated, and mechanically ventilated paediatric patients.
Acta Biomed., 89 (2018), pp. 19-24
[4]
M.M. Johnson, D.L. Sexton.
Distress during mechanical ventilation: Patient's perceptions.
Crit Care Nurse., 10 (1990), pp. 48-57
[5]
J. Maaskant, P. Raymakers-Janssen, E. Veldhoen, E. Ista, C. Lucas, H. Vermeulen.
The clinimetric properties of the COMFORT scale: A systematic review.
Eur J Pain, 20 (2016), pp. 1587-1590
[6]
R. Bustos, C. Fuentes.
Correlación entre análisis biespectral y escala COMFORT en la valoración de sedación en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos.
Rev Chil Pediatr., 78 (2007), pp. 592-598
[7]
Y.N. Poh, P.F. Poh, S.N. Buang, J.H. Lee.
Sedation guidelines, protocols, and algorithms in PICUs: A systematic review.
Pediatr Crit Care Med., 15 (2014), pp. 885-892
[8]
J.B. Ullman.
Structural equation modeling: Reviewing the basics and moving forward.
J Pers Assess., 87 (2006), pp. 35-50
[9]
C. Thompson, V. Shabanova, J.S. Giuliano.
The SNAP index does not correlate with the State Behavioral Scale in intubated and sedated children.
Paediatr Anaesth., 23 (2013), pp. 1174-1179
[10]
E. Celis-Rodriguez, C. Birchenall, M.A. de la Cal, G. Castorena Arellano, A. Hernández, D. Ceraso, et al.
Clinical practice guideline based on the evidence for the management of sedoanalgesia in the critically ill adult patient.
Med Intensiva., 31 (2007), pp. 428-471
[11]
H.S. Jin, M.S. Yum, S.L. Kim, H.Y. Shin, E.H. Lee, E.J. Ha, et al.
The efficacy of the COMFORT scale in assessing optimal sedation in critically ill children requiring mechanical ventilation.
J Korean Med Sci., 22 (2007), pp. 693-697
[12]
C. Da Costa, M.M. Osório, M.G. dos Santos, S. dos Santos, P.R. Antonacci.
A comparison of gradual sedation levels using the COMFORT-B scale and bispectral index in children on mechanical ventilation in the pediatric intensive care unit.
Rev Bras Ter Intensiva., 25 (2013), pp. 306-311
[13]
G.E. Larson, S. McKeever.
Nurse titrated analgesia and sedation in intensive care increases the frequency of COMFORT assessment and reduces midazolam use in paediatric patients following cardiac surgery.
Aust Crit Care., 31 (2018), pp. 31-36
[14]
S. Brummelte, R.E. Grunau, V. Chau, K.J. Poskitt, R. Brant, J. Vinall, et al.
Procedural pain and brain development in premature newborns.
Ann Neurol., 71 (2012), pp. 385-396
[15]
A. Bosch-Alcaraz, A. Falcó-Pegueroles, I. Jordan.
A literature review of comfort in the paediatric critical care patient.
J Clin Nurs., 27 (2018), pp. 2546-2557
[16]
P. Hummel, M. van Dijk.
Pain assessment: Current status and challenges.
Semin Fetal Neonatal Med., 11 (2006), pp. 237-245
[17]
L.G. Maxwell, C.P. Malavolta, M.V. Fraga.
Assessment of pain in the neonate.
Clin Perinatol., 40 (2013), pp. 457-469
[18]
M. Ranger, C.C. Johnson, K.J.S. Anand.
Current controversias regarding pain assessment in neonatos.
Sem Perinatol., 31 (2007), pp. 283-288
[19]
P.A. Välitalo, M. van Dijk, E.H. Krekels, S. Gibbins, S.H. Simons, D. Tibboel, et al.
Pain and distress caused by endotracheal suctioning in neonates is better quantified by behavioural than physiological ítems: A comparison based on ítem response theory modelling.
[20]
M. Johansson, E. Kokinsky.
The COMFORT behavioral Scale (SBS) and the modified FLACC scale in paediatric intensive care.
Nurs Crit Care., 14 (2009), pp. 122-130
[21]
M.A.Q. Curley, S.K. Harris, K.A. Fraser, R.A. Johson, J.H. Arnold.
State Behavioral Scale (SBS) a sedation assessment instrument for infants and young children supported on mechanical ventilation.
Pediatr Crit Care Med., 7 (2006), pp. 107-114
[22]
M. Eriksson, H. Storm, A. Fremming, J. Schollin.
Skin conductance compared to a combined behavioural and psysiological pain measure in newborn infants.
Acta Paediatr., 97 (2008), pp. 27-31
[23]
C. Hartley, R. Slater.
Neurophysiological measures of nocioceptive brain activity in newborn infant-the next stops.
Acta Paediatr., 103 (2014), pp. 238-242
[24]
A. Worley, L. Fabrizi, S. Boyd, R. Slater.
Multi-modal pain measurements in infants.
J Neurosci Methods., 205 (2012), pp. 252-257
[25]
T. Voepel-Lewis, J. Zanotti, J.A. Dammeyer, S. Merkel.
Reliability and validity of the face, legs, activity, cry, consolability behavioral tool in assessing acute pain in critically ill patients.
Am J Crit Care., 19 (2010), pp. 55-61
[26]
S. Mencía.
Escalas de sedoanalgesia en UCIP. Grupo de sedoanalgesia de la Sociedad Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, (2014),
[27]
E. Ista, M. van Dijk, D. Tibboel, M. de Hoog.
Assessment of sedation levels in pediatric intensive care patients can be improved by using the COMFORT “behavior” scale.
Pediatr Crit Care Med., 6 (2005), pp. 58-63
[28]
J. Ortega, S. Flores, J. Roqueta, M. Pujol, S. Cañadas, P. Dominguez, et al.
¿Es útil el BIS en el manejo de la sedación del paciente crítico pediátrico?.
An Pediatr (Barc)., 67 (2007), pp. 96
[29]
M. Van Dijk, J.W. Peters, P. van Deventer, D. Tibboel.
The COMFORT Behavior Scale: A tool for assessing pain and sedation in infants.
[30]
A.A. Boerlage, E. Ista, H.J. Duivenvoorden, S.N. de Wildt, D. Tibboel, M. van Dijk.
The COMFORT behavior scale detects clinically meaningful effects of analgesic and sedative treatment.
Eur J Pain., 19 (2015), pp. 473-479
[31]
A.A. Boerlage, E. Ista, M. de Jong, D. Tibboel, M. van Dijk.
The COMFORT behavior scale: Is a shorter observation period feasible?.
Pediatr Crit Care Med., 13 (2012), pp. e124-e125
[32]
M. Van Dijk, J.B. de Boer, H.M. Koot, D. Tibboel, J. Passchier, H.J. Duivenvoorden.
The reliability and validity of the COMFORT scale as a posoperative pain instrument in 0 to 3-year-old infants.
[33]
B. Ambuel, K.W. Hamlett, C.M. Marx, J.L. Blumer.
Assessing distress in pediatric intensive care environments: The COMFORT scale.
J Pediatr Psychol., 17 (1992), pp. 95-109
[34]
T. Dorfman, E. Sumamo, G. Rempel, S. Scott, L. Hartling.
An evaluation of instruments for scoring physiological and behavioral cues of pain, non-pain related to distress, and adequacy of analgesia and sedation in pediatric mechanically ventilated patients: A systematic review.
Int J Nurs Stud., 51 (2014), pp. 654-676
[35]
L.B. Mokkink, C.A.C. Prinsen, L.M. Bouter, H.C.W. de Vet, C.B. Terwee.
The COnsensus-based Standards for the selection of health Measurement INstruments (COSMIN) and how to select an outcome measurement instrument.
Braz J Phys Ther., 20 (2016), pp. 105-113
[36]
R.K. Hambleton.
Adaptación de test para su uso en diferentes idiomas y culturas: fuentes de error, posibles soluciones y directrices prácticas.
Psicometría, pp. 209-238
[37]
J. Kottner, L. Audigé, S. Brorson, A. Donner, B.J. Gajewski, A. Hróbjartsson, et al.
Guideline for Reporting reliability and Agreement Studies (GRRAS) were proposed.
J Clin Epidemiol., 64 (2011), pp. 96-106
[38]
J. Muñiz, P. Elousa, R.K. Hambleton.
Directrices para la traducción y adaptación de los test: segunda edición.
Psicothema, 25 (2013), pp. 151-157
[39]
A. Bosch Alcaraz, I. Jordan Garcia, S. Alcolea Monge, R. Fernández Lorenzo, E. Carrasquer Feixa, M. Ferrer Orona, et al.
Validez de contenido de una escala de comodidad, bienestar crítico pediátrica mediante una metodología mixta.
Enferm Intensiva., 29 (2018), pp. 21-31
[40]
A. Satorra, P.M. Bentler.
A scaled difference chi-square test statistic for moment structure analysis.
Psychometrika., 66 (2001), pp. 507-514
[41]
J.B. Ullman.
Structural equation modelling: Reviewing the basics and moving forward.
J Per Assiss., 87 (2006), pp. 35-50
Copyright © 2019. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.