Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
CARTA CIENTÍFICA
DOI: 10.1016/j.medin.2019.06.005
Acceso a texto completo
Disponible online el 3 de Agosto de 2019
Seroprevalencia de anticuerpos frente a virus linfotrópicos humanos (HTLV I y II) en donantes de órganos
Human T lymphotropic virus (HTLV I and II) antibodies seroprevalence among organ donors
Visitas
...
O. Leizaola Irigoyena,b,
Autor para correspondencia
oihana_lei@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, B. Leoz Gordilloa,b, S. Balboa Palominoa,b, M. Rodríguez Perezb,c, B. Mahillo Duránd, D. Escudero Augustoa,b
a Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
b Grupo de Investigación en Microbiología Traslacional del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), Oviedo, Asturias, España
c Servicio de Microbiología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
d Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

Los virus linfotrópicos–T, tipo i (HTLV-I) y tipo ii (HTLV-II) fueron los primeros retrovirus identificados en los seres humanos. El virus HTLV-I es el agente causal de la paraparesia espástica tropical o mielopatía asociada al HTLV-I (enfermedad neurológica degenerativa), de la leucemia de células T del adulto y otras enfermedades como la leucemia linfoide crónica de células B, uveítis, artritis y dermatitis1,2, mientras que el HTLV-II no ha sido vinculado claramente a ninguna enfermedad, aunque tradicionalmente el análisis microbiológico de despistaje incluye siempre el HTLV I/II. La mayoría de los pacientes seropositivos para HTLV-I no desarrollan sintomatología clínica, pero una carga viral elevada o la depresión inmunitaria por coinfección con VIH o tratamiento con fármacos inmunosupresores, favorecen el desarrollo de la enfermedad. Estos virus son endémicos en determinadas zonas geográficas como Japón, África subsahariana, el Caribe, América central y del sur, donde se calcula que entre el 6%-37% de los adultos sanos de 40 años son seropositivos. La transmisión se realiza por contacto sexual, vía parenteral y también de madre a hijo, a través de la lactancia materna. Para considerar que un área geográfica es endémica, algunos autores proponen que la prevalencia de HTLV-I en algunas poblaciones debe ser entre 1-5%3.

La transmisión de HTLV-I por transfusiones sanguíneas se ha documentado en múltiples estudios, por lo que el despistaje de anticuerpos contra los virus HTLV I/II es obligatorio en los bancos de sangre de muchos países4. En España y otros países, en la actualidad solamente se realiza la detección de anticuerpos frente al HTLV-I en aquellos donantes de sangre y de órganos que presentan factores de riesgo5. La trasmisión del HTLV por trasplante de órganos sólidos procedentes de donantes infectados ha sido ampliamente documentada6,7. En el año 2003 se describieron los 3 primeros casos en España de trasmisión HTLV-I por el trasplante de un hígado y 2 riñones procedentes del mismo donante infectado8–11, presentando todos los receptores una paraparesia espástica tropical que les condicionó paraplejia o muy alta discapacidad.

Considerando la gran trascendencia de la trasmisión de esta infección a través del trasplante de órganos sólidos, nos planteamos estudiar la prevalencia de anticuerpos para los virus linfotrópicos HTLV I/II, en potenciales donantes de órganos en Asturias. Para ello, analizamos todas las muertes encefálicas ingresadas en la unidad de cuidados intensivos desde el año 2014 al 2018, ambos inclusive. Se recogieron datos epidemiológicos y resultados de la serología para los virus HTLV I/II en los potenciales donantes de órganos, una vez excluidas contraindicaciones médicas y negativas a la donación. Los factores de riesgo de infección por HTLV I/II que se analizaron fueron la zona geográfica de nacimiento/domicilio habitual, la adicción a drogas por vía parenteral y las prácticas sexuales de riesgo. La detección de anticuerpos se realizó mediante técnica de quimioluminiscencia (CLIA), utilizando el sistema automatizado Liaison XL (Liaison® XL murex recHTLV-I/II, DiaSorin) capaz de detectar anticuerpos anti-HTLV-I y anti-HTLV-II simultáneamente, pero sin discriminar entre anticuerpos al HTLV-I y al HTLV-II. Las muestras positivas por CLIA se confirmaron con un segundo ELISA y posteriormente se enviaron al Instituto de Salud Carlos III para su confirmación por Western Blot. El tiempo de realización de la técnica CLIA fue de una hora y el coste del reactivo, de 3€, no suponiendo su realización un retraso en la logística del proceso de donación. Se analizaron un total de 297 muertes encefálicas, de las cuales se descartaron 11 por contraindicación médica y 23 por negativa a la donación (fig. 1). De las 263 muertes encefálicas que fueron donantes de órganos, 139 (52,9%) eran varones y 124 (47,1%) mujeres, con una edad media de 62,4 años y una estancia media desde el ingreso hasta la extracción de órganos de 4,73 días. De estos donantes se extrajeron 841 órganos, siendo trasplantados 610. Con respecto a la nacionalidad, solamente 9 donantes (3,4%) eran extranjeros, de los cuales 4 (1,5%) procedían de zonas de riesgo (Colombia, Cuba, República Dominicana y Perú). Con respecto a otros factores de riesgo, solamente uno (0,4%) presentaba relaciones sexuales de riesgo. Dos potenciales donantes (0,76%) fueron positivos para CLIA para HTLV I/II, uno de ellos con un valor límite de 1,3 unidades arbitrarias (límite superior de la normalidad: 1,0), considerado un falso positivo. El otro tenía un CLIA de 4,0 unidades arbitrarias, siendo descartado como donante. El Western Blot fue negativo en ambos casos, confirmando que se trataba de resultados falsos positivos, lo que representa el 0,76% de las determinaciones. Estos resultados condicionaron la pérdida de un donante. A la vista de nuestro estudio, concluimos que la seroprevalencia para HTLV I/II en potenciales donantes de órganos en Asturias es baja, pero el progresivo incremento de los flujos migratorios, la dificultad de obtener en la historia clínica algunos factores de riesgo y la tasa de portadores asintomáticos de HTLV-I que desconocen su estado de portador podrían incrementar el riesgo de trasmitir el HTLV mediante el trasplante de órganos. Por otra parte, los pacientes trasplantados con tratamiento inmunosupresor tienen una alta probabilidad de desarrollar enfermedad asociada al HTLV-I, que conlleva una alta mortalidad y una importante discapacidad. Por este motivo, con la finalidad de mejorar la calidad y la seguridad de los órganos trasplantados, en la próxima revisión del Documento de Consenso del Grupo de Estudio de la Infección en el Trasplante y la Organización Nacional de Trasplantes sobre criterios de selección del donante respecto a la transmisión de infecciones12,13, se recomendará la realización de cribado universal de HTLV-I con serología en todos los donantes de órganos.

Figura 1.

Muertes encefálicas, donantes y seroprevalencia de HTLV (2014-2018).

(0,05MB).
Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A. Gessain, F. Barin, J.C. Vernant, O. Gout, L. Maurs, A. Calender, et al.
Antibodies to human T-lymphotropic virus type-i in patients with tropical spastic paraparesis.
[2]
B. Hjelle, O. Appenzeller, R. Mills, S. Alexander, N. Torrezmartinez, R. Jahnke, et al.
Chronic neurodegenerative disease associated with HTLV-II infection.
[3]
F. Proietti, A. Carneiro-Proietti, B. Catalan, E. Murphy.
Global epidemiology of HTLV-1 infection and associated diseases.
Oncogene., 24 (2005), pp. 6058-6068
[4]
S.G. Sandler, C.T. Fang, A.E. Williams.
Human T-cell lymphotropic virus tipe i and ii in transfusion medicine.
Transfus Med Rev., 5 (1991), pp. 93-107
[5]
D.R. Kaul, T.S. Sharma, AST ID Community of Practice.
Human T-cell lymphotrophic virus in solid-organ transplant recipients: Guidelines from the American society of transplantation infectious diseases community of practice.
Clin Transplant., (2019), pp. e13575
[6]
G.P. Taylor.
Human T-lymphotropic virus type 1 infection and solid organ transplantation.
Rev Med Virol., 28 (2018), pp. e1970
[7]
D. Moreno-Ajona, J.R. Yuste, P. Martín, J. Gállego Pérez-Larraya.
HTLV-1 myelopathy after renal transplant and antiviral prophylaxis: The need for screening.
J Neurovirol., 24 (2018), pp. 523-525
[8]
M.P. González-Pérez, L. Muñoz-Juárez, F. Cárdenas, J. Zarranz Imirizaldu, J. Corral Carranceja, A. García-Saiz.
Human T-cell leukemia virus type i infection in various recipients of transplants from the same donor.
Transplantation., 75 (2003), pp. 1006-1011
[9]
A. Villafruela, A. Arruza, J. Martín, I. Azurmendi, J.A. Zabala, C. Pertusa.
Infección por HTLV post-trasplante renal.
Arch Esp Urol., 58 (2005), pp. 1064-1068
[10]
C. Toro, B. Rodés, E. Poveda, V. Soriano.
Rapid development of subacute myelopathy in three organ transplant recipients alter transmision of human T-cell lymphotropic virus type i from a single donor.
Transplantation, 75 (2003), pp. 102-104
[11]
J.J. Zarranz, I. Rouco, J.C. Gómez-Esteban, J. Corral.
Human T-lymphotropic virus type I (HTLV-I) associated myelopathy acquired through a liver transplant.
J Neurol Neurosurg Psychiatry., 71 (2001), pp. 818
[12]
Documento de Consenso sobre Criterios de selección del donante de órganos respecto a la transmisión de infecciones. 2.a edición. 2004. Disponible en: http://www.ont.es/infesp/DocumentosDeConsenso/infecciondonante.pdf.(último acceso: 10 de abril de 2019).
[13]
C. De Mendoza, E. Caballero, A. Aguilera, S. Requena, R.O. de Leiarazu, M. Pirón, et al.
Human T-lymphotropic virus type 1 infection and disease in Spain.
Copyright © 2019. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.